Las células tumorales que propagan el cáncer a través del torrente sanguíneo se enfrentan a un nuevo enemigo: un rayo láser, no invasivo, que las aniquila.

Láser usado para detectar y destruir células cancerígenas
Láser usado para detectar y destruir células cancerígenas

En un estudio publicado el pasado Miércoles en Science Translational Medicine , los investigadores revelaron que su sistema detectó con precisión células tumorales en 27 de las 28 personas con cáncer, con una sensibilidad proximadamente 1,000 veces mejor que la tecnología actual. Además equipo de investigación también pudo matar a un alto porcentaje de células que propagan el cáncer, en tiempo real, mientras corrían por las venas de los participantes.

Si se continua con el desarrollo de esta herramienta, podría brindar a los médicos una forma inofensiva, no invasiva y completa de cazar y destruir esas células antes de que puedan formar nuevos tumores en el cuerpo. "Esta tecnología tiene el potencial de inhibir significativamente la progresión de la metástasis", dice Vladimir Zharov, director del centro de nanomedicina de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas, quien dirigió la investigación.

La propagación del cáncer, o metástasis, es la causa principal de muerte relacionada con el cáncer. El cáncer se disemina cuando las células de los tumores primarios se separan y viajan a través del torrente sanguíneo y el sistema linfático, estableciéndose en nuevas áreas del cuerpo y formando tumores secundarios.

Matar estas células tumorales circulantes en el torrente sanguíneo antes de que tengan la oportunidad de asentarse podría ayudar a prevenir la metástasis y salvar vidas. El simple hecho de contarlas podría ayudar a los médicos a diagnosticar y tratar con más precisión el cáncer metastásico, algo que ningún dispositivo ha podido hacer de manera eficiente.

Zharov y su equipo probaron su sistema en personas con melanoma o cáncer de piel. El láser, emitido en una vena, envía energía al torrente sanguíneo, creando calor. Las células tumorales del melanoma absorben más de esta energía que las células normales, lo que hace que se calienten rápidamente y se expandan.

Esta expansión térmica produce ondas de sonido, conocidas como el efecto fotoacústico, y puede ser registrada por un pequeño transductor de ultrasonido colocado sobre la piel cerca del láser. Las grabaciones indican cuándo una célula maligna está pasando en el torrente sanguíneo.

El mismo láser también se puede utilizar para destruirlas en tiempo real. El calor del láser hace que se formen burbujas de vapor en las células tumorales. Las burbujas se expanden y colapsan, interactúan con la célula y la destruyen mecánicamente.

Fuente: IEEE Spectrum

author image

About Juan Trinidad Mayo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría gustarte...