El equipo de ingeniería detrás del primer nanosatélite mexicano, Aztechsat-1, está al nivel de los mejores ingenieros de la NASA a decir de la Agencia Espacial Mexicana. El nanosatélite enviado en el mes de diciembre, a bordo de un Falcon 9 de SpaceX, cumplió con su misión a cabalidad. El nanosatélite de apenas 10 centímetros cúbicos, tuvo como misión mejorar comunicaciones satelitales de GlobalStar

El coordinador general de Formación de Capital Humano de la Agencia Espacial Mexicana, Carlos Duarte, confirmó que todos los sistemas del nanosatélite se encendieron con normalidad, que la intercomunicación con los satélites de GlobalStar fue efectiva, y que las transmisiones continúan.

El comunicado de la agencia no define con claridad la fecha en que dejará de funcionar el nanosatélite, pero cuando lo haga, el protocolo es que vuelva a la atmósfera y se incendie al momento,  de manera que no constituirá basura espacial.

El proyecto fue desarrollado por estudiantes de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y fue apoyado por Conacyt, Clúster Espacial MX Space y la Universidad de Chihuahua. Los esfuerzos combinados tuvieron como objetivo desarrollar la tecnología que habría de calificar por los criterios de la NASA, y a decir del organismo de investigación espacial de Estados Unidos, tuvo un «excelente desempeño«.

La misión espacial de interconexión satelital comenzó el 19 de febrero de 2020. El dispositivo actualmente viaja a una velocidad de 27,000 kilómetros por hora y los resultados a detalle de la misión serán dados a conocer en el Primer Congreso Nacional de Actividades Espaciales, del 7 al 9 de octubre.

author image

About Leslie Valencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría gustarte...

Codiciosos piratas informáticos norcoreanos que atacan las criptomonedas y los terminales de punto de venta
Strava: cómo una aplicación de deportes dejó al descubierto secretos de bases militares de Estados Unidos
Los defectos de la CPU de Meltdown y Spectre afectan a los procesadores Intel, ARM y AMD